Cuida la piel de tus bebés al máximo

Es hermoso ver a los bebés con sus trajes de baño, a los niños con sus shorts o vestidos para playa con su sombrero, en el caso de las niñas. Es igual de hermoso verlos como juegan con el agua en el mar o en la alberca. También es muy divertido ver cómo juegan con la arena. Desafortunadamente no todo es diversión bajo el sol.

¿Sabes a lo que se exponen tus hijos cuando juegan mientras el sol brilla con todo su esplendor? Quizá pienses que no pasará nada si tus pequeños juegan sin protección un par de horas en la calle o si el día está nublado, pero la verdad es que el sol se ha convertido en los últimos años un peligro constante para todos, incluyendo a los más chiquitos del hogar.

Es muy importante que protejas a tus hijos del sol, recuerda que para los niños más chiquitos el sol es particularmente dañino. Ellos deben estar lo más lejos que se pueda del sol. De esta manera, puedes prevenirles severas y dolorosas quemaduras, además de que se reduce el riesgo de sufrir cáncer de piel en un futuro. No olvides que es muy difícil saber si tu hijo está requemado cuando está expuesto al agua, ya que ésta hace que la piel permanezca a buena temperatura y fresca. Sin embargo, el daño ocurre y lo notarás tan rápido como se aleje del agua y esté completamente seco. Proteger a tus hijos del sol es muy sencillo, tanto en la playa como en la vida diaria. Sólo necesitas saber lo dañino que es el sol para tu familia y seguir estos sencillos tips que te ofrecemos para que los pongas en práctica tan pronto como sea posible:

1. Pon a tus hijos protector solar para bebés o niños, los hay hipoalergénicos. Utiliza aquellos que tengan SPF50 (Sun Protection Factor) pero no menos que SPF30, de otra manera, es inútil. Checa que no tengan PABA.

2. No dejes que tus hijos se expongan al sol entre 11:00 a.m. y 3:00 p.m.

3. Procura que siempre jueguen bajo la sombra.

4. Acostúmbralos a que usen lentes de sol y sombrero.

5. Es importante escoger correctamente la ropa que usan tus hijos (y ¿porque no? Toda la familia) ya que, aunque parezca raro, la ropa toma un papel importante, aquí te decimos porqué.

Un artículo publicado en The Wall Street Journal escrito por la periodista Tara Parker – Pope, explicaba el nivel de protección que tiene la ropa. Esta protección depende de varios factores, por ejemplo: una camiseta blanca de algodón tiene un SPF de entre 5 y 7. Si se moja, el SPF baja generalmente a menos de 3. Esto significa que si tu piel normalmente se comienza a quemar en cinco minutos sin protección, la piel bajo una camiseta blanca comenzaría a quemarse tras 15 a 35 minutos bajo el sol.

En éste artículo, también se menciona que el color de la tela, su construcción, el contenido de fibra, el tipo de tejido, son factores que sirven para determinar lo eficaz que es una prenda en bloquear los nocivos rayos UV. Los colores oscuros funcionan mejor; una camiseta de algodón verde, por ejemplo, protege casi un 50% más que una blanca. Sin embargo, incluso una camiseta de color oscuro tiene un SPF de apenas 10.

Lo anterior nos indica que debemos vestirnos y vestir a nuestros hijos poniendo especial cuidado en las telas para salir cuando haya sol o vayamos a la playa. El algodón delgado ofrece una protección no superior a SPF 10.

El tejido de la tela y el color de la ropa hacen de ellas una buena o mala opción para la protección solar, por ejemplo, las telas oscuras son más protectoras y la distancia a la que se encuentra de la piel es muy importante ya que la ropa ajustada proporciona un menor nivel de protección.

Las fibras como el poliéster, seda y lana proporcionan mayor protección solar que el rayón o el algodón. Además, la ropa mojada protege menos que cuando está seca.

Recuerda que los más pequeños son los más sensibles a los rayos UV. En caso de que se hayan quemado por el sol, te sugerimos consultar a tu médico, él te indicará los cuidados específicos que debes tener con tu hijo de acuerdo a su tipo de piel. Mientras lo llevas al doctor, podrías ponerle agua fresca para aliviar el dolor y bajar el calor de la piel, también puedes usar gel con aloe vera en aquellas áreas quemadas. Es posible, incluso, que le des un antiflamatorio y aconseja a tu hijo que no se rasque o se pellizque. Ni de broma lo vayas a exponer nuevamente al sol.

La radiación ultravioleta es una de las principales causas de cáncer a la piel. Por ello es necesario extremar las medidas de protección. Bolboreta te ofrece una amplia gama de telas además de exclusivos diseños que ayudarán a que protejas a tu familia. Te invitamos a que los conozcas en su página web o cuenta de Facebook.