Mamá por primera vez

Ya sea por cultura o por la educación que se nos brindó cuando eramos más jóvenes, la mayoría de las mujeres soñamos en algún día convertirnos en madres, pero cuando esto sucede todo es raro, te surgen preguntas tales como ¿es el momento adecuado?, ¿queríamos más tiempo para desarrollarnos profesionalmente?, ¿aún teníamos planes para viajar y conocer el mundo? o ya lo estábamos buscando? … Muchos sentimientos pasan por la cabeza pero el hecho es que ha sucedido.

 

Pasan los días y empezamos a imaginar ¿cómo será?, ¿niño o niña?, ¿se parecerá al papá o a mí? Y terminas visualizando a que universidad irá o si será un actor famoso o un grandioso futbolista. Sin embargo, de repente regresas a la realidad y te das cuenta que todavía no te lo crees, una vida se está formando dentro de ti y que la tuya y la de tu pareja cambiará para siempre.

 

Ser mamá trae consigo muchos cambios y no todos son de color de rosa. El cuerpo cambia, tus emociones están a flor de piel, cambios hormonales en todo sentido… Vaya!!, y entonces algunas cosas que antes te hacían gracia, ya no te parecen tanto porque estás sensible y quieres que la gente te haga mimos y que te digan las cosas de forma bonita, pero al mismo tiempo estás consciente de esos cambios y buscas luchar contra ellos. Te das cuenta que sigues siendo la misma de siempre, la profesionista, la deportista de energía inagotable, la chica con dos master y 20 diplomados y que siempre ha luchado por todo, pero al final sabes que esos cambios, de todas formas sucederán.

Pueden llegar momentos en que sientes que solo a ti te pasan ciertas cosas y sé que no faltará la mamá, la abuelita o las tías dando sus múltiples consejos, pero no todo es tan difícil, todo es parte del embarazo, del camino para ser mamá, si bien tus actividades cambiarán y tal vez empieces a buscar nueva compañía de mujeres en la misma situación que tú para compartir actividades y que te acompañen a tu nuevo destino y que al mismo tiempo te liberaran un poco la carga que estás soportando en varios sentidos.

Estar embarazada por primera vez lo puedes comparar a tu primer día de clases, o cuando te mudaste a una ciudad nueva o a cuando comenzaste un nuevo trabajo, existen miedos lo sabemos, sin embargo sobreviviste a una o más de todas esas nuevas experiencias, por tanto queremos que sepas que también sobrevivirás a esta.

Pero también queremos que sepas que en Bolboreta nos gustaría acompañarte en esta aventura maravillosa que es ser mamá.Pero más allá de sobrevivir, se trata de disfrutar cada instante de este proceso para que vivas tu embarazo con total felicidad!!

Bienvenida a esta nueva etapa de tu vida, Bolboreta te desea un buen viaje.