Sarpullido: Problemas en los bebés por el calor

Bolboreta: Moda Infantil Española

Los bebés nacidos en el verano, tienden a presentar granitos en la piel debido a las elevadas temperaturas; esta alteración de la piel conocida como sarpullido o sudamina

La piel de los bebés es más delicada que la nuestra. Durante el embarazo ha estado sometida a unas condiciones muy estables de color y humedad y no había sustancias agresivas. Pero cuando un bebé nace todo eso cambia. Tiene un contacto constante con todo lo que le rodea en este nuevo mundo. Y es un mundo cambiante. La humedad y la temperatura varían con el paso de las horas y cada día es diferente y como no están acostumbrados a esos cambios suelen reaccionar a ellos de forma bastante exagerada, cuando notan calor sudan con más intensidad.

El sarpullido no es peligroso y es importante no confundirlo con otras enfermedades de la niñez, razón por la cual es importante consultar a un pediatra y no automedicar o restarle importancia.

El sarpullido es común en los primeros meses de vida, pero puede aparecer en niños mayores cuando se eleva la temperatura por encima de 30°C . Generalmente los granitos aparecen en forma dispersa, aunque también lo pueden hacer juntos en forma de ronchas rojizas y los niños pueden sentir comezón como consecuencia de la piel inflamada.

El sarpullido brota cuando la piel del bebé no permite la salida del sudor quedando retenido en las capas de la dermis originando los granitos característicos, pudiendo evolucionar a pequeñas ampollas.

Si el calor persiste, los granitos formados producen comezón y extenderse a más zonas del cuerpo como frente, párpados, nariz y mejillas, aunque también aparecen en los bracitos, en la nuca, piernas y en el área del pañal.

La ropa ajustada y con gomas o elásticos, contribuye a que se obstruyan las glándulas sudoríparas y la mejor recomendación para liberar al bebé del molesto sarpullido es evitar la sudoración en el bebé lo cual puedes lograr:

  • Revisando el pañal frecuentemente. Si encuentras el pañal húmedo, cámbialo de inmediatamente, así evitarás acumulación de calor y humedad
  • Checando el nivel de calor. Toca su nuca, si está húmeda es que está acalorado
  • Baño frecuente. Sumergir al bebé en agua sola, lo refrescará y evitará la irritación de la piel
  • Evitando el uso de cremas y talcos. Estos pueden taponar la piel y evitar la eliminación de calor
  • Evitando exponerlo al Sol. Huye del sol y si ya camina, no lo dejes realizar demasiada actividad en las horas de más calor
  • Vistiéndole con ropa ligera. Los tejidos de algodón son transpirables y absorben el sudor. Evita la ropa ajustada y con demasiadas gomas o elásticos

Como curar el Sarpullido en el bebé

Cuando el sarpullido es ligero lo más importante es bajar la temperatura y evitar la sudoración refrescando la piel del bebé con compresas de una solución que tu misma puedes preparar mezclando agua con una pizca de carbonato y dejar secar la piel al aire, de esta manera, las ampollas diminutas se rompen fácilmente y forman costras; pero si se han agravado, es importante la revisión del pediatra.

También puede interesarte:

La primera ropa del bebé

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *